Ranking Top #5: Frases muy desmotivantes en el trabajo ( y que tú también has oido)

comunicación y radio para empresas
Las píldoras para impulsar empresas en RTVE comunicando valores humanos superan las 100.000 visitas
19/02/2020
Claves del teletrabajo como modelo de organización ante la actual situación del coronavirus
10/03/2020

El lenguaje que usamos en vital en la creación de una cultura corporativa que impulse a las personas… o las hunda en la miseria (laboral)

  • Hay que reconocerlo.Nos encantan los rankings, algo se nos despierta en el cerebro. Sin embargo, solemos ser más cuidadosos a la hora de valorar costumbres y frases mil veces escuchadas en otros mil trabajos, sobre todo por miedo a que seamos señalados
En nuestras conferencias hablamos de este lenguaje real.. de la realidad del día a día!

Y no debería ser así. No pasa nada por comentar (incluso con buen ánimo) lo que sin duda será información relevante para que vayamos quitando costumbres tóxicas. No tengas miedo a que te encasillen , al revés.

Será una demostración de que deseas un cambio positivo, que valoras el buen ambiente y lo persigues. Si alguien lo toma de otra manera (por ejemplo, tu jefe), quizás significa que no estás en el lugar adecuado.

También está el otro extremo, el que continuamente pone en solfa todo lo que se dice, lógico es que te tengan por un plasta consumado o alguien de quien es mejor no fiarse. Todo en su justa medida.

Y, antes de pasar a estas frases, recuerda que el primero al que tienes que evidenciar es A TI MISMO.

No pongas el foco en todas las chorradas que dicen los demás, sino en las que puedes decir tú, a lo mejor de manera semi-inconsciente (si es que ese estado mental existe) y, sin saberlo ,estás provocando un rechazo constante.

Una cosa más. Puede ser en la oficina y, obviamente, en muchos sitios más. La vida misma.

“No lo entregues hasta que esté perfecto”

Esta desagradable frase muchas veces va acompañada de papeles tirados de mala manera. Puede que no los tire, o ni siquiera los mire.

Hablamos del jefe tirano que disfruta rebajando a sus empleados y hacerlos sufrir. Ni se da cuenta de que , quizás, esos papeles han costado tiempo, esfuerzo, quebraderos de cabeza.

Si no sabe hacerlo, o no lo ha hecho bien , es posible que TÚ no sepas explicarte o no le hayas dado herramientas, o desconoces las que usa, y que tienen poco que ver con lo que crees que hace a diario.

En lugar de esa reacción infantil y desmedida, observa bien lo que entregó y da una retroalimentación efectiva ,que impulse a que la próxima vez la entrega sea correcta, pero no por temor, sino por tu buen liderazgo.

Porque sino, te puedo asegurar que a ese señor o señora lo tendrás atemorizado en el nivel “no doy pié con bola” con esta conducta.

Luego tenemos la variante del jefe/jefa que te puede tener hasta las 10 de la noche cambiando el tipo de letra de un ppt o los colores o el gráfico de barras, lo que demuestra muy poco respeto por el tiempo y esfuerzo de los demás.

Y lo peor es que creerá que está siendo perfeccionista. Al contrario, te hará pensar que no sabes ni hacer gráficos en un powerpoint mínimamente legibles.

“Tienes suerte de trabajar aquí, porque en otras empresas…”

En primer lugar probablemente no conozcas las políticas laborales de otras empresas y en segundo, si el empleado realmente tuviera suerte de trabajar contigo, no tendrías que decírselo de esa manera.

Estar recordando la “suerte” de estar en una compañía es , sin duda, una mala política, porque quizás lo que te piden/reivindican/solicitan las personas a las que respondes eso no venga de un estudio pormenorizado de la competencia.

Por supuesto que pueden ser peticiones o acciones interesadas, injustas, desproporcionadas. Eso deberás valorarlo con quien tengas que hacerlo (en mi caso casi siempre con Comités de Dirección). Pero no creamos employer branding con frases así.

Nunca te compares con otras compañías; crea tu cultura empresarial y asegúrate que sea atractiva para el capital humano.

Comunica proactivamente, antes de que las quejas comiencen a llegar. Anticipa. Demuestra de verdad que es un privilegio estar en esa compañía en todos y cada uno de los puestos.

“Para eso te pago”

Esto es una manera clarísima de decirte que vales para lo que vales. Y punto.

A nadie tienes que recordarle por qué está en la empresa. Y si lo tienes que hacer, seguramente es porque no está en el lugar adecuado, o te has equivocado en la selección.

Como poco, se trata de una forma infantil de tratar a los demás como meros peones que reciben una contraprestación.

Habrá quien no esté de acuerdo , por supuesto, y quien incluso preferirá ser tratado como un niño pero si tienes que recordar las funciones y responsabilidades de una persona hay formas mucho más diplomáticas y efectivas. ¿Que tal un feedback centrado en lo que puede hacer, en las posibilidades de desarrollo y cómo llegar hasta ellas?

“Urgente no, lo siguiente”

Sí, sé que esto lo escuchas en la oficina y en mil sitios más. Con cien variantes del estilo “malo no, lo siguiente”. No es que sea una frase tóxica. Es que es una de las coletillas más idiotas de los tiempos que vivimos.

¿Qué es lo siguiente? Podemos suponer que la falta de vocabulario es tal que no sabes expresar “lo siguiente”. O no tenemos ni idea de lo que sería ,pero vamos a decirlo por si no hemos sido suficientemente claros desde el principio.

Y si, lo confieso. Yo también lo he dicho. Y desde aquí pido disculpas no, lo siguiente. Mil perdones por decir semejante tontería.

“Le daré una vuelta”

Es una de las frases más recurrentes y, de acuerdo, no tiene porqué ser algo falso. Pero “dar vueltas” a las cosas no significa ni mucho menos entrar en ellas con la dedicación que procede.

Si no tienes tiempo, si no es una prioridad, es mejor decirlo con educación, incluso solicitar una revisión de prioridades si es necesario para que ninguna iniciativa caiga en el olvido.

Es muy desmotivante escuchar de alguien “le daré una vuelta” cuando, por ejemplo, una persona está solicitando un aumento de sueldo o algo que es IMPORTANTE para esa persona.

Al poner esta expresión encima de la mesa, ponemos esa petición a la altura de decisiones como ver si vas a cenar pollo o sólo un yogur.

Puede que no sea así, y que a veces una sugerencia sea ridícula pero recuerda que estamos en un entorno donde las percepciones de los demás están directamente condicionadas por nuestras palabras y acciones, más aún si tenemos responsabilidad sobre esas mismas personas

Cuando alguien tiene una iniciativa, una sugerencia, una aportación, ten por seguro que la mayoría de las veces está demostrando un interés por cambiar y mejorar.

Comparte y difunde este artículo, hagamos de esto un debate sano y hasta divertido.

No te pierdas el increíble evento mundial en Lima el 7 de Mayo de 2020 !

Descubre cómo acudir al evento que ha llenado cines y teatros el próximo 7 de Mayo en el Teatro Mario Vargas Llosa en Lima

#humanosenlaoficina

Fuente : Artículo Original en LinkedIn por Miguel Ángel Pérez Laguna

Comments are closed.